Control de Esfínteres

26 sep. 2013
Lic. Jenny Wever S
Orientadora

V.P. Avesid Carabobo



Control de Esfínteres

El control de esfínteres es una destreza configurada en el ámbito de la autonomía personal que preocupa a muchos padres ya que es indispensable para participar en los ambientes sociales, y quien no lo ha logrado, ve limitado su acceso a muchas actividades.

El tiempo que los niños tardan en lograr el control de esfínteres es muy variable, aunque la edad media para conseguir estar seco durante el día y adquirir el control intestinal suele estar entre los 36 y los 48 meses, según distintos autores. Sin embargo, hay niños que a los 18 ó 20 meses ya lo han logrado. Se pueden establecer los 5 años como la edad en la que la mayoría de los niños con síndrome de Down han alcanzado el control diurno, aunque el nocturno puede tardar más. No obstante, los márgenes son muy amplios y la variabilidad entre unos niños y otros, enorme (Díaz-Caneja, 2006). 1

Responde Con Sinceridad…

¿Estás tú preparada para quitarle el pañal a tu hijo?
¿Está el niño preparado para que le quites el pañal?
  ¿Cuándo usar o no los pañales

Pautas para el Entrenamiento…

}          El niño debe ser capaz de desnudarse de cintura para abajo, de obedecer órdenes sencillas, de estar sentado cinco minutos y de permanecer seco en periodos espaciados al menos una hora y media (Bender y Valletutti, 1981, Gilman y col. 2002).
}          La adquisición es más rápida si el niño ya identifica
}          Dejar al niño sin pañal y observar su reacción
}          Si el no tiene reacción habría que acostumbrar al niño, sin gritos ni castigos.
}          Se debe organizar un esquema de horario del niño, (Cada hora y media suele ser un periodo razonable).
}          Paulatinamente, una vez establecido el hábito, se irá prolongando el periodo de tiempo
}        Para aumentar el control consciente, se puede realizar un entrenamiento en que haga pis y deje de hacerlo, como si de un juego se tratara, de forma que se fortalezca el esfínter y mejore en control inconsciente en otros momentos.
}          Hay que acostumbrar al niño a que sea él quien indique que quiere hacer pipí o pupú.
}    Reforzar en todos los casos la conducta adecuada, dándoles refuerzo verbal cuando su conducta es correcta.
}       Si se utilizan refuerzos negativos, el más efectivo es ignorar al niño cuando la conducta es inadecuada.
}          Los castigos (gritos, privación de privilegios, etc.)  pueden agravar el problema. Bajo ningún concepto es aceptable que riñamos al niño, que lo humillemos, que lo ridiculicemos o comparemos con otros amigos o hermanos que ya han logrado el control de esfínteres.
}         Si sufre un “accidente” le explicará qué debería haber hecho , instándolo a colaborar.
}   Si él o ella se adelantan manifestando sus ganas de evacuar se le acercará al baño, elogiándole por haberlo pedido.
}       Posteriormente deberá aprender a reconocer cuándo ir a los servicios, a esperar a evacuar en el momento y sitio adecuados. o a realizarlo de forma autónoma sin ningún tipo de control externo.
}   Si tras intentarlo una temporada no se logra el objetivo, lo recomendable es dejar el entrenamiento hasta que los ánimos se calmen y alcance un mayor grado de maduración, volviendo a probar pasado un periodo de tiempo prudencial.



Tecnicas para favorecer y/o propiciar el control de esfínteres…

}      Ayuda a  tu hijo a que se sienta del todo cómodo usando el inodoro solito y enseñarle a bajarse y subirse los pantalones, halar la palanca y lavarse las manos.
}      Hay que recordar es que no hay una manera "correcta" de retirarle los pañales a tu hijo, excepto aquella que se adapte mejor a ti y a tu familia.
}          Necesitarás un inodoro para niños al lado del que está en la sala de baño.
}        También tendrás a mano utensilios para que el niño pueda limpiar cualquier accidente bajo tu supervisión (trapos, jabón y un cubo de plástico).
}       Resulta útil tener un envase (pito)  de viaje para llevarlo cuando vayas a la calle y evitar que haga pipi en cualquier parte, irrespetando las normas sociales. Mientras se entrena
}          Planifica tiempo libre para iniciar el entrenamiento dedicad a enseñarlo a ir al baño.
}        Cuando inicies el entrenamiento, levántate con tu hijo, retira el pañal y llévalo al baño para que haga pipi en el inodoro, durante el resto del día colócale su ropa interior,  pasarán el día vigilando al niño, para saber cuándo tiene que hacer sus necesidades. Cuando comience a hacerlo, llévalo al baño, lo sientas en el inodoro y le das la consigna verbal.
}         Si tu hijo tiene un “escape” o “accidente”, no le digas "no pasa nada". En lugar de eso, dile en un tono ligeramente desaprobador: "El pipí/pupú va en el inodoro", y ayúdale a limpiarlo poniendo tu mano sobre la suya. Pero no le grites ni le hagas sentirse avergonzado por tener escapes. Ten en cuenta que ocurrirán
}          Antes de la siesta y de acostarse por la noche, dile a tu hijo que es hora de usar el inodoro (nunca se lo preguntes porque por lo general dirá que no).
}          “Entrenar a tu hijo a hacer pipí voluntariamente" antes de salir.
}          Evita enseñarle que haga pipi en donde le den ganas, de igual manera “no salgas corriendo” cuando te pida el baño, es necesario enseñarle a controlar sus esfínteres, si se presenta el momento y te pide hacer pipi, dile” aguanta un poquito que ya vamos a llegar a la casa” si se hizo encima irá comprendiendo lo que significa “aguantar un poquito”
}      Dependiendo de quién cuide de tu hijo o de si va al cole o a la guardería, puede resultar difícil realizar el proceso de seguimiento. Es posible que tengas que negociar con el maestro para que tu hijo pueda ir sin pañales, sino con su  ropa interior o pantalones de entrenamiento mientras esté bajo su cuidado. Y pedirle que refuerce en el cole el control de esfínteres.




Aspectos a tomar en cuenta:




 
En este proceso de control de esfínteres puede aparecer la Enuresis: evacuación de orina en lugares o momentos socialmente inadecuados o durante el sueño a una edad en que el control debería estar logrado, Causas: falta de madurez, orgánicas o ambientales. Si se debe a una causa orgánica, se han de realizar los estudios médicos oportunos, por parte de especialistas en urología o nefrología. Si resulta negativo se debería de acudir a un profesional, preferentemente un psicólogo.

Se puede relacionar con retraso en la percepción del reflejo de micción, componentes genéticos, factores relacionados con el sueño (por ejemplo, niños de sueño muy profundo) o factores emocionales. La intervención deberá ser dirigida por profesionales, a ser posible desde una perspectiva multidisciplinaria y las tendencias actuales lo enfocan hacia tratamientos de condicionamiento con refuerzo positivo.

Estos hechos suelen estar relacionados con acontecimientos de su vida con fuerte carga emocional que les han afectado. El nacimiento de un hermanito, la pérdida de un familiar cercano o cambios de domicilio o de colegio, son causas frecuentes de enuresis que aparecen de forma transitoria.

Si esto sucede, no muestres tu enfado, no le grites ni le regañes, enséñale como cambiar las sabanas y motívalo a que se asee luego del “incidente”.

Paralelo a esta situación tomar medidas y buscar la raíz  del problema


Lo que no debemos hacer!
}          Cada niño es diferente y debemos respetar su tiempo y madurez para dejar los pañales, muchos padres y sobre todo en las guarderías y/o colegios, a partir del año y medio empiezan a sentir prisa  y presionar por que los niños dejen los pañales. Por un lado, es lógico por el engorro, gasto y suciedad que suponen, pero por otro, presionarles sin estar preparados puede conducirnos a que algunos niños:
         Desarrollen miedo a sentarse en el inodoro.
         Estreñimiento.
         Se orinen de noche mucho tiempo después de haber dejado los pañales de día.
         Meses después de haberlos dejado, empieza a no controlar de nuevo
         Hagan pipi donde les apetezca irrespetando las normas sociales
         No notifique a su maestro o cuidador cuando tiene ganas debido a que tanto madre como padre le resta autoridad a los mismos.
         Se haga pipi o pupú encima y no avise


Excusas…

}         En este proceso para controlar la micción y defecación de tu hijo y así retirarle el pañal, no se debe agobiar uno a sí mismo ni a su hijo.
}         No se puede tener prisas ni exigir que tu hijo adquiera el hábito de un día para otro. Es muy normal escuchar a las madres excusando a sus hijos que se lo hicieron encima diciendo "estaba tan entretenido jugando, que se olvidó", o preguntando millones de veces a su hijo si quiere hacer pipi,  “es que solo  lo hace conmigo” “es raro que no lo pida, a mi me lo pide a cada rato e incluso va solo al baño”, “no sabe aguantar y tiene que hacerlo donde le den ganas, sino, se hace encima” incluso limitando la ingesta de líquidos por la noche para que se aguante sin mojar la cama.



Importante… ¡

}  Para todos los casos, perseverancia, la constancia y la paciencia son requisitos imprescindibles de quien quiera comenzar un programa de entrenamiento en control de esfínteres, pues así como algunos niños en poco tiempo logran alcanzarlo, otros necesitan meses e incluso años para conseguirlo.


Sugerencias…



  • Controle su propias prisas,  cuando el niño este preparado y usted también, inicie el entrenamiento.
  • Espere al menos hasta los dos años y medio para ponerse alerta y empezar a abordarlo para iniciar el entrenamiento.
  • Hable con el niño sobre lo divertido que es no llevar pañal, sobre que los adultos no usamos, ni tampoco los niños mayores, pregúntele que le parecería no llevarlos. Puede que sienta miedo y lo verá en su cara. Deje pasar unos días y pruebe de nuevo.
  • Aproveche el mínimo deseo suyo de probar a no llevar pañales, para hacerlo. Eso reduce la presión de empezar este proceso sin estar preparados.
  • Una vez que hay empezado a no usar pañales, asuma que hay que llevar durante un tiempo prudencial ropa de repuesto.
  • Cuando se le escape jamás humille a su hijo con la palabra por haber ocurrido y tampoco le haga sentirse pesado por estar pidiéndole en muchas ocasiones ir al cuarto de baño. Es muy habitual que ocurra al principio y si oye de usted un... ¿otra vez?, puede acabar haciéndoselo encima por no molestarle.
  • Si espera lo suficiente no debe preocuparse por la noche, pues controlará bastante rápido por que ya estará preparado.
  • No pasa nada si se moja o mancha. Dígaselo al niño y a usted misma. Se le cambia y ya está, haga de esto algo muy natural, que sienta que si ocurre, usted no se va a enfadar o molestar. Lo mejor para que progrese, es que no sienta miedo.


El Secreto del Éxito?

}       PERSEVERAR HASTA EL FIN!!!

}       Si quiere que hable… dele de comer… de manera sana, saludable y acorde a su edad…pues somos lo que comemos…



 

No hay comentarios. :

Publicar un comentario